DEJA DE SUFRIR.

DEJA DE SUFRIR. LA CLAVE; SINCERARNOS.

Acerca de EL MUNDO DE LAS TRECE LUNAS

EL MUNDO DE LAS TRECE LUNAS. Un programa de radio dedicado a la investigación de la consciencia, los misterios y enigmas, esoterismo y psicología emocional
Esta entrada fue publicada en espiritual, Espiritualidad, Nueva Era y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DEJA DE SUFRIR.

  1. Al margen del significado de unos síntomas en cada individuo, interpretados por un especialista de la medicina como parte de una enfermedad, y teniendo sobre los mismos su respectivo criterio facultativo, el que orienta al paciente y le ayuda a mejorar o, atenuar las molestias que se deriven de una pérdida de salud, que tenga cura o no; pienso que, en cada ser humano hay una sucesión de hechos que condicionan su realidad física y espiritual desde la cuna, dependiente de su ‘herencia genética’; la que cada uno de nosotros llevamos. Añadiría que es nuestro deber administrar esta parte positiva y no abusar de la salud, cuando desconocemos cómo ella nos responderá, al no saber los resultados que pueden limitar una vida sana, longeva y aceptable a lo largo de la existencia. Sería estupendo saberlo para atenernos a medida que avanzamos en edad, a un resultado más o menos óptimo, no arriesgando esa parte positiva con malos hábitos físicos, alimenticios y otros ajenos a nuestro crecimiento espiritual. Aunque siempre creo que hay factores psicológicos que pueden afectar nuestro sistema nervioso, incidiendo sensiblemente en nuestro organismo y cambiando por completo nuestra salud.
    Somos seres sensiblemente impresionables ante lo que agrede del exterior. Podemos captar una serie de elementos de forma subliminal, que no siendo virus o bacterias, los recibimos a través de los sentidos. Y es allí donde podemos hallar cambios que dañaran nuestra seguridad espiritual y por lo tanto se altera el estado físico que se ve afectado.

    Pienso que si somos fuertes para asumir un daño moral, podemos desviarlo, extirparlo o evitarlo, para que no nos afecte; esos ‘elementos intangibles’ no conseguirán su propósito. De la misma manera que el cuerpo es sensible en lo físico, también está preparado para saber qué no le favorece, o puede cambiar su tranquilidad espiritual de la que depende la mayor parte de su salud.

    Un cordial saludo.

    A. Elisa Lattke V.

    Me gusta

    • mundo13lunas dijo:

      ¡¡Elisa, que placer encontrarte por aquí!! , tu comentario es sabio, acertado y como bien dices , somos seres sensiblemente impresionables ante lo que agrede en el exterior. Estoy convencida que te gustará escuchar nuestro programa sobre ¿Qué nos quiere decir la enfermedad? en él hablamos de todo esto que tan bien nos has relatado, las emociones tienen mucho que ver con nuestro estado de salud.
      Un besote enorme de tu amiga y compañera de “Letras y …” Begoña.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s